¡Propina presupuestaria, no gracias. Exigimos derecho a la vivienda!

Mañana 20 de diciembre se debate en el Parlamento de Cataluña la propuesta de Presupuestos para el año 2017 del Gobierno de la Generalitat. Los presupuestos son el elemento clave para traer a la práctica las políticas públicas y todo aquello a que obligan las leyes vigentes. Es con los presupuestos donde se ve la voluntad política real y las prioridades.

Por eso las PAH catalanas denunciamos públicamente, con una acción conjunta, que los recursos económicos destinados a garantizar el derecho a la vivienda de la propuesta de Presupuestos, son ridículos y totalmente insuficientes.

Con la acción de hoy queremos dejar muy claro que los “aguinaldos navideños” no sirven para proteger el derecho a la vivienda que prevé el Gobierno para 2017. Exigimos determinación, en la aplicación de la normativa vigente, para garantizar el derecho a la vivienda y unos presupuestos, que destinen partidas importantes a la inversión en vivienda, para poder desarrollar medidas estructurales y dejar de hablar de una vez por todas de emergencia habitacional, para poder hacer realidad el derecho a la vivienda en Cataluña.

En Holanda, Suecia o en el Reino Unido, referentes en políticas sociales con garantías reales, los presupuestos destinan el 3% del PIB a políticas de vivienda, así como en Austria, Dinamarca, Francia o Alemania se destina entre el 1 y el 2% del PIB. El estado español vuelve a ser una “rara avis” en este sentido, puesto que estamos a años luz de llegar al 1%, estando sólo alrededor del 0,2%, porcentajes que, con el PP gobernando, se volverán a repetir cuando se discutan los presupuestos del estado de 2017.

En Cataluña la situación es igualmente preocupante e indignante: el Gobierno de Cataluña tendría que destinar el 1,5% del PIB catalán a políticas de vivienda, en inversión para reformas estructurales que nos permitan garantizar el derecho a la vivienda, a la vez que aplicar las leyes vigentes.

Para llegar al 1,5% del PIB habría que destinar 3.255 millones de euros en políticas de vivienda, pero la cruda realidad es que la inversión real en vivienda está en 64 millones de euros, equivaliendo a un 0,02% del PIB catalán en inversión en materia de vivienda y, siendo generosas, un 0,2% en gasto. ¡Estas cifras son ridículas y se asemejan más a una propina o un aguinaldo de Navidad, que a un compromiso real y firme con el derecho a la vivienda!

Los presupuestos de 2017 deben tener partidas suficientes de inversión destinada a ampliar el parque de vivienda pública de forma que ninguna persona o familia se quede sin casa y se pueda mantener en la suya. También hay que aplicar leyes como la del derecho a la vivienda de 2007: llegando a un parque público de vivienda del 15% al 2027, sancionando los pisos vacíos o en mal estado de conservación, entre otros. Es imprescindible que se destinen los recursos económicos suficientes para abordar políticas estructurales en materia de vivienda, y esto requiere de inversión. Por ejemplo, para dotar del personal necesario los servicios vinculados y las oficinas locales de vivienda o para su apoyo técnico para hacer censos de viviendas vacíos exhaustivos y sancionar la función antisocial de la vivienda.

A todo esto se añade que una cuestión de vital importancia para todas las ciudadanas como los presupuestos del Gobierno, queda lejos y parece un tema ajeno por la manera en que se discuten o se informa de estos. ¿Se quiere realmente que la población conozca la “realidad de los presupuestos”? Si entendemos los presupuestos, los podemos fiscalizar, criticar y/o hacer propuestas.

Con la acción de hoy queremos denunciar que los presupuestos de la Generalitat en materia de vivienda para el año 2017 se asemejan más a una propina/”aguinaldo”, que a una partida presupuestaria con voluntad de llevar a cabo políticas estructurales para proteger el derecho a la vivienda.

El próximo año 2017 seguiremos defendiendo el derecho a la vivienda y batallando contra los bancos y las eléctricas, pero igual que con la acción de hoy, exigiremos también a los  gobiernos municipales y a la Generalitat “decir adiós” a los años de la burbuja y de la emergencia habitacional y “dar la bienvenida” al año del derecho a la vivienda!

¡Queremos derecho a la vivienda! ¡No nos sirve para nada un #AguinaldoPressupostari!

Leave a Reply