Hoy 10 de Noviembre de 2011, vecinas y vecinos, miembros de la Asamblea Popular del 15M y de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca se habían dado cita en la calle Camporrendondo para evitar el lanzamiento de una familia.

Sin embargo, esta vez no ha sido la comitiva judicial la que se ha personado en la vivienda,sino  siete furgonetas de la Policía Nacional las   que se han acercado al barrio de Canillas, en el barrio madrileño de Hortaleza, con la consigna clara  e inequívoca de ejecutar el desalojo. El intento de mediar con el mando policial por parte de un miembro de la PAH ha sido en vano. El medio centenar de personas congredadas han permanecido sentadas delante de la vivienda que comparten Estrella, sus dos hijos, y su madre enferma, de 74 años.  Los efectivos policiales han arrastrado e identificado a las personas solidarias y han procedido a efectuar el desalojo. Un miembro de la PAH , así como un familiar de Estrella, han sido detenidos en el suelo, esposados y posteriormente trasladados a la comisaría de Moratalaz acusados de resistencia a la autoridad.

La PAH denuncia la desproporcionada violencia ejercida por los efectivos policiales. Una violencia ejercida contra un grupo de personas solidarias sentadas pacíficamente frente a la vivienda de una familia. Una violencia que se cierne sobre aquellos más vulnerables e indefensos . Una violencia dirigida por las mismas entidades financieras que han provocado la crisis y ejecutada por unas fuerzas de seguridad que pagamos entre todos.Una violencia injustificable que hoy deja en la calle a una familia y que se ha saldado con la detención de dos personas y cinco partes de lesiones.

Resulta éticamente inadmisible y socialmente insostenible que a la violencia económica ejercida contra las familias más desfavorecidas por quienes han provocado la crisis se sume la violencia policial ejercida ante la inacción, cuando no a instancias de quienes ejercen cargos públicos.

La Plataforma urge, por tanto, a los partidos políticos que concurren a las elecciones a que adopten de forma urgente las acciones necesarias para frenar la siniestra maquinaria que, cada día, deja a más de 200 familias sin hogar, muchas de ellas, sin alternativa habitacional. Destacan, entre ellas, la aprobación de la dación en pago con efectos retroactivos, la moratoria de todos los procesos de desahucio en curso y la posibilidad de que los antiguos propietarios de las viviendas puedan permanecer en ellas en régimen de alquiler social.

Que no se equivoquen: Lo único que consiguen ejerciendo  atropellos de este tipo,  es hacernos más fuertes.

Sí se puede!