El pasado 10 de enero se registró en el Congreso de los diputados la Ley Vivienda PAH. La herramienta que dará solución al problema habitacional que vivimos: paralizando los desahucios, frenando los cortes de suministros y regulando los precios del alquiler. Recordamos que este texto de Ley viene refrendado por cientos de colectivos sociales, la ciudadanía y la misma ONU. Y que es la puesta por escrito de las soluciones que en la PAH hemos conseguido durante 9 años mediante acciones de protesta y movilización social.

La tramitación de cualquier propuesta de Ley marca que, tras su registro, el texto es revisado por la Mesa del Congreso para dar cuenta de que cumple todos los requisitos necesarios para su tramitación. La Mesa del Congreso, está conformada por 3 asientos del PP, 2 asientos de Ciudadanos, 2 asientos del PSOE y 2 asientos de Unidos Podemos. Con lo que PP y Ciudadanos suman una mayoría de 5 asientos, que utilizaron el pasado martes 30 de enero para bloquear la calificación argumentando que en el texto de ley estaba el logo de la PAH. Y que sólo los grupos parlamentarios podían registrar leyes en el Congreso.

De este modo, en vez de entrar a valorar la necesidad de este texto, que cumplía todos los requisitos contemplados en el reglamento del Congreso y que venía registrado con la firma de varios grupos parlamentarios, PP y Ciudadanos sólo vieron que en la portada había un logo. Esto corrobora el rechazo que PP y Ciudadanos mantienen a las propuestas que protegen a las personas. Propuestas que, de hecho, han sido trabajadas con los grupos parlamentarios del Congreso durante un año de negociaciones. Unas negociaciones que han estado abiertas a propuestas de todos los grupos, incluyendo al PP y Ciudadanos. Y que culmino con un registro colectivo del texto donde participaron Unidos Podemos, ERC, Compromís y EH Bildu. Y que tiene el apoyo de su tramitación por parte del PSOE y PDECat.

Con esta actuación, el PP demostró una vez más que utiliza la maquinaria de todo el Estado para bloquear cualquier iniciativa ciudadana que sirva para proteger los derechos de las familias. El PP pretende dejar a las personas afectadas en la indefensión, mientras a la vez publicita reformas como el Código de Buenas Prácticas o la Moratoria de los Desahucios que no han sido capaces de dar soluciones a más de 1% de las familias afectadas. Tampoco nos sorprende la desfachatez de Ciudadanos, quienes se comprometieron a no bloquear la ley y a la primera oportunidad que han tenido se han aliado con el PP para proteger los intereses de la banca, las suministradoras y los grandes especuladores.

A pesar de este bloqueo inicial, el texto de la Ley Vivienda PAH fue registrado de nuevo sin logos. Se consiguió una valoración positiva por parte de los letrados del Congreso afirmando que el texto de ley cumplía todos los requisitos. Y hoy martes 6 de febrero, la calificación del texto en la Mesa del Congreso ha sido también positiva. Con lo cual, se da por bueno el registro de la Ley Vivienda PAH, saltando a una nueva fase. Ahora comienza una cuenta atrás hasta mediados de marzo, donde el gobierno del PP puede interponer un veto. Este veto implicaría que la Ley Vivienda PAH no podría debatirse en el Congreso, a pesar de no existir ninguna razón técnica para paralizar su tramitación mientras al mismo tiempo hay un clamor en toda la sociedad civil para que esta ley se debata y se apruebe.

Hoy empieza una cuenta atrás para toda la ciudadanía que es crucial, cuyas necesidades básicas de acceder a una vivienda digna, con suministros garantizados, están en juego. El PP, a pesar de no contar con una mayoría absoluta, puede vetar que la Ley Vivienda PAH se debata en el Congreso. Y lo haría, de nuevo, contando con el respaldo de Ciudadanos en la Mesa del Congreso.

Facilitar que nuestro texto legal se debata, es una cuestión de mínimos democráticos y de obligación política. En un marco de emergencia habitacional, si la ciudadanía hemos sido capaces de dialogar con todo el mundo, para poder llevar adelante un texto de consenso que garantice el derecho a la vivienda, ese mismo dialogo debe ser capaz de replicarse en el Congreso. El PP debe recordar que decidir arbitrariamente que se debate o no en el Congreso, es actuar por todo el Congreso, cuando esta cámara está compuesta por muchas fuerzas que dan apoyo a la Ley Vivienda PAH. En lugar de bloquear la Ley Vivienda PAH, el gobierno debería posicionarse públicamente comprometiéndose a no vetar la Ley Vivienda PAH. Y del mismo modo, Ciudadanos va a tener que escoger donde quiere posicionarse: o con los Derechos Humanos y la Democracia, o con el gobierno de los desahucios y la corrupción.

¡Sí Se Puede!
#CuentaAtrás

Categorías: Uncategorized

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *