Contra la especulación ACCIÓN

SIMA, el Salón Inmobiliario de Madrid, ofrece en su décimo vigésima edición una amplia oferta inmobiliaria y grandes oportunidades de especulación salvaje con el derecho a una vivienda digna tanto a profesionales del sector como al público general en busca de una forma de explotar a seres humanos.

El Salón Inmobiliario Internacional de Madrid reúne a miles de buitres, especuladores y a las principales organizaciones mafiosas de todos los aspectos que conforman este ámbito. Todo un punto de encuentro donde el carroñero tendrá un protagonismo especial.

Tras veinte ediciones, la SIMA entre los estafadores y las familias estafadas ya es un abismo. Este evento constituye una ocasión inmejorable para hacerla aún mayor, detectando las mejor tajada de las familias pobres para dejarlas sin casa, y con lo puesto.

Estarán presentes todos los capos de los Fondos Buitres, dispuestos a estafarte con vivienda nueva, vivienda de segunda mano, la oferta no residencial, infraviviendas e incluso zulos. En el stand “Sima Te Devora” los visitantes podrán ser desplumados, gracias a la inestimable colaboración del Colegio de Registradores, el Consejo General del Notariado y el Colegio de Administradores de Fincas, que mirarán hacia otro lado mientras el abuso y el engaño continuo y manifiesto se realiza.

Así que, dadas estas circunstancias, ante un programa tan repugnante, vamos a ocupar este espacio para explicar que la compraventa o el alquiler de una vivienda es un derecho fundamental, y no el ámbito de especulación protegida por el poder político que es esta feria. Muchos de los que participan en el SIMA, lo que ofrecen a niñas y niños es la calle, la pobreza, la exclusión. Y no lo vamos a permitir.

¡Contra la especulación ACCIÓN!

Esta entrada tiene un comentario

  1. ¡ESTE ES EL REMEDIO!
    Hola compis,
    es de perogrullo pero, ¡llorar sobre la leche derramada no tiene remedio!
    Negociar con LA BANCA tras la balaustrada, siempre es inoperante. LA BANCA es lo mismo que LA MAFIA, y lo sabemos. Abusivas = Estafas – Desahucios = robos – acosos de sucursales = suicidios inducidos = genociodio – se puede seguir. Son los que dirigen el sistema ¿cómo van a echar agua en su tejado? Por eso los resultados en las negociaciones no prosperan. Negociar no es malo, es parte de la búsqueda de soluciones, pero si el dialogante de enfrente no entiende, hay que cambiar de idioma. No entiende.
    Cuando empezamos a parar desahucios, con los megáfonos hicimos que quitasen a la Guardia Civil de los desahucios. Porque entendieron. Cuando les decíamos “Ustedes pueden desobedecer órdenes injustas”, entendieron. Por la suya, porque para parar desahucios no estaban mandados, pero … entendieron. Y desaparecieron. Vino la mordaza, pero es otra milonga.
    Ahora hay que poner en las cabezas de la gente, que desde antes de la transición, ya estaba fraguado el saqueo de la población con las hipotecas. Y lo sabemos. ¿Las sub prime? Años 60. Las madres putativas de las “hipotecas basura” de España. Cuando el chaparro dijo que “dejaba todo atado y bien atado” era eso y más cosas. No hay que buscar culpables de antes – que los hay – ni ahora. Hay que mirar pa’ dentro. Hay que cambiar de idioma. Hay que denunciar a los bancos y acto seguido, enviar por correo electrónico al presi, al vice, al de Consumo, a la Comisión de Diputados, al de Trabajo, a los que veamos que tenemos que influenciar, enviarles cada denuncia. Y las redes. Y si algún amarillo tiene h… también. Difundir, difundir, difundir.
    En 22 – 24 páginas denunciamos no sólo ante los jueces -coruptísimos, menos c…, coruptos, presuntos legalistas, leg…., algún honradito, etc. – que nos las van a archivar; sino para inundar a los que están en la línea de la vivienda en el gobierno y el Parlamento. Y a la gente. Estoy convencido que ése idioma, sí lo van a entender. Y reduciremos las 22 horas a media página y panfleteo masivo. En las puertas de las sucursales, en los metros, en los autobuses, en los mercados, en Sol, en la Albufera, en La calle de la Laguna, en el barrio de Las Letras, en los museos, en los cines, lloverlos. ¿Que nos apresan? Pues ya sabemos. ¡Hay que volver a la acción directa! O que vayan al de los sordos.
    Ernesto 15M UP.

Deja una respuesta