Desde hoy la moratoria de desahucios hipotecarios se prorroga hasta mayo de 2024, amplia las posibilidades para acogerse a un mayor número de familias en situación de vulnerabilidad y paraliza las ejecuciones hipotecarias de las viviendas en manos de fondos buitre y subasteros.

Hoy se ha publicado en el BOE la nueva moratoria para desahucios hipotecarios. Una gran noticia, que ya avanzamos el lunes, que da tranquilidad y respiro a las cerca de 40.000 familias acogidas a ella desde que se aprobó por primera vez en 2012. Han pasado 7 años desde que el PP desvirtuara nuestra ILP Hipotecaria y la convirtiera en un mero aplazamiento de las ejecuciones hipotecarias para una parte del sector más vulnerable de la población. Desde entonces la situación no ha ido a mejor, sigue sin resolverse el problema de sobreendeudamiento de las familias para una segunda oportunidad real, la ciudadanía vulnerable ha crecido exponencialmente y seguimos necesitando medidas estructurales que realmente protejan a la ciudadanía hipotecada de por vida. Donde antes hablábamos de un problema de responsabilidad casi exclusiva de los bancos, desde hace tiempo planean sobre nuestros hogares los fondos buitre, adueñándose de ellos y dejando a las familias desamparadas ya que, con este traspaso de viviendas de una entidad a otra, no se podían acoger a la moratoria.

Los puntos más destacables de este nuevo Decreto son:

  • La prórroga es para 4 años, se amplía un año más respecto al anterior
  • Se incluye a las familias monoparentales con un solo hijo
  • Incremento por cada hijo a cargo de la unidad familias del límite de renta de la unidad familiar en un 0,15 veces IPREM para familias monoparentales y en 0,10 veces IPREM para el resto de familias para ser consideradas vulnerables
  • Los fondos buitres y los subasteros deberán respetar la moratoria
  • Incidencia en el carácter social de la SAREB y de sus viviendas para ampliar el parque público

Destacamos como un gran avance, la inclusión de los fondos buitre y subasteros, medida que frenará gran número de ejecuciones hipotecarias, así como que se resalte el papel de la SAREB como actor responsable de la ampliación del necesario parque público de vivienda social, ya que, sin él, por muchas moratorias que hagan nunca se podrá dar respuesta a la emergencia habitacional ni a los desahucios sin realojo.

En un marco social donde se producen 250 desahucios diarios, según los últimos datos del CGPJ según los últimos datos del CGPJ publicados esta misma semana, aún queda mucho por hacer. Algunos de los retos más inminentes que tenemos como PAH, es incidir en la próxima reforma de la LAU, donde el Gobierno ya ha anunciado que incluirá una moratoria para los desahucios de alquiler, para que sea lo más completa posible, así como seguiremos apretando hasta que se aprueben medidas que acaben con los desahucios de personas que, en situación de vulnerabilidad, ocupan viviendas vacías de entidades financieras o fondos buitre y que suponen también violaciones de Derechos Humanos como dictamina Naciones Unidas.

La PAH seguiremos movilizadas, poniendo sobre la mesa propuestas y soluciones para garantizar y proteger el derecho a la vivienda, así como cambiar las reglas del juego logrando leyes que nos valgan para decir de una vez por todas que disfrutamos de una #ViviendaPorDerecho


1 comentario

Maria Luisa del Rio Leon · 13/03/2020 a las 11:04

En la necesidad de solidaridad y aplicación de la ley , indispensable, en estos momentos. Mayor justicia social y mayores medidas en defensa de la población. Ante una emergencia así solo cabe solidaridad. La unión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *