Tag Archive Alquileres

PorLa PAH

Habla la PAH sobre el decreto ley para reformar la LAU

Sobre el decreto aprobado hoy por el Consejo de Ministros en relación con los alquileres, la PAH manifiesta lo siguiente:

  1. Confirma la falta de ambición por parte del Gobierno de un grave problema que está impidiendo a miles de familias el acceso a la vivienda, al no atacar directamente los precios, ni intervenir directamente en el mercado.
  2. No tiene retroactividad, por lo que todos los contratos en vigor se regirán por la legislación actual, y sus posibles efectos positivos tardarán años en notarse, ya que partimos de unos precios especulativamente inflados.
  3. Carece de medidas para movilizar millones de casas desocupadas, que sus propietarios mantienen fuera del mercado con el fin de encarecer los precios de alquiler y de compra, especialmente fondos buitre, socimis y bancos.
  4. No permite a los ayuntamientos establecer índices de referencia de precios, para moderar y rebajar  los abusivos precios actuales.
  5. No modifica la legislación para que las inquilinas demandadas por sus caseros puedan defenderse en el proceso judicial, en contra del dictamen del Comité DESC de Naciones Unidas.
  6. No incluye medida alguna para la generación del Parque Público de Vivienda para alquiler asequible y social, a pesar de que en España dicho parque, apenas sobrepasa el 1% del total, mientras que, en países como el Reino Unido, Francia, Alemania, Austria y otros si sitúa en torno al 20%.

En consecuencia, la PAH considera que, para pinchar la actual burbuja de los precios de alquiler, son necesarias medidas como las que señalamos, ya que sin ellas los precios no van a bajar, y que para afrontar la actual situación de emergencia habitacional que sufre nuestro país, es imprescindible la aprobación urgente de las medidas contenidas en la Ley de Vivienda de la PAH, que está sufriendo el bloqueo fraudulento de PP y Cs, que semana tras semana andan pidiendo prórroga del plazo de presentación de enmiendas.

Desde la PAH señalamos como culpables de la emergencia habitacional al empobrecimiento general de la ciudadanía, la falta de vivienda pública de alquiler que impide modular el mercado especulativo, a los fenómenos  de turistificación, a una ausencia de compromiso con el derecho a la vivienda para favorecer los beneficios impresentables de la banca y capital especulativo y, recientemente para a colmo al imcomprensible empecinamiento del PSOE  por mantener los contenidos de la Ley de Crédito Inmobiliario, absolutamente continuístas con las leyes del PP, aprobada en la ponencia con la complicidad de PP, Cs, PDeCat y PNV, y al PP y Cs que cada semana impiden que se inicie el debate de la Ley de Vivienda de la PAH.

PorLa PAH

EL PSOE PLANTEA MEDIDAS EN EL ALQUILER QUE NECESITAN LAS PROPUESTAS DE LA LEY VIVIENDA PAH PARA SER EFECTIVAS

El pasado 16 de marzo, el PSOE registró una propuesta para modificar la Ley de Arrendamientos Urbanos que regula la duración y los precios de los alquileres. La propuesta, si bien anda por buen camino recuperando mecanismos que existían en la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, debe ser más ambiciosa para hacer frente a la burbuja del alquiler

Su propuesta se centra en dos ejes. Por una parte, el PSOE pretende aumentar la duración mínima de los contratos de 3 a 5 años. Si bien es positivo este aumento, es necesario aumentar mucho más la duración contractual para que vivir de alquiler se pueda compaginar con proyectos largos de vida. Desde la PAH, hemos propuesto desde hace años una duración de 5 años con prórroga por otros 5 en casos de pequeño propietario. Incluso, una duración de 10 años con prórroga por otros 10 en casos de gran tenedor como pueden ser un banco o una gran inmobiliaria.

Además, es necesario que se establezcan contratos de duración indefinida para colectivos vulnerables. Hablamos de personas que tienen especiales dificultades a la hora de buscar otra vivienda frente a la negativa de que les renueven los contratos de alquiler; de hecho, ya se ha legislado esta duración en la Ley 2/2017 de la Generalitat Valenciana por la función social de la vivienda para las personas mayores de 65 años, discapacitados del 33 % o superior, familias con dos o más hijos en edad escolar, víctimas de violencia de género, menores tutelados y aquellos colectivos que se determinen reglamentariamente.

A este respecto, recordamos que el PSOE en 1985 eliminó los alquileres de duración indefinida a través del Decreto Boyer. Mientras que actualmente los alquileres indefinidos son una realidad en Alemania, Austria, Suiza y los países escandinavos. El aumento de la duración de los contratos no sólo permitiría proyectos largos de vida, sino que frenaría la subida desorbitada de precios que se dan entre contrato y contrato.

Por otra parte, el PSOE plantea la creación de un índice de referencia voluntario que marque los precios adecuados de los alquileres según características de la vivienda. La idea del PSOE es que los propietarios que se acojan al índice tendrán reducciones del impuesto del IRPF hasta en un 60%.

Si bien es necesario la creación de un índice, el planteamiento del PSOE está mal enfocado. En primer lugar, ofrecer reducciones fiscales es de nuevo entrar en la lógica de comprar derechos ciudadanos con recursos públicos: en este caso, comprar derechos de las inquilinas estableciendo incentivos fiscales a la propiedad. En segundo lugar, una burbuja del alquiler que provoca el aumento interanual de los precios a un 9% requiere de medidas efectivas como dotar a los Ayuntamientos de la capacidad de crear índices de referencia obligatorios cuando lo demande la ciudadanía del municipio. 

Una medida que ya existe en Alemania. Y que dada la emergencia habitacional por la que atravesamos, marcada por 104 desahucios diarios por no poder hacer frente al precio de los alquileres, no sólo contemple las características de la vivienda, sino también la capacidad adquisitiva de la población. Ya que, si hablamos de vivienda, hablamos de un bien de primera necesidad que representa un Derecho Humano de primer orden tan necesario como la sanidad, la educación y la alimentación.

Estas medidas, deben ser además complementadas con la creación de un parque público de alquiler, que es posible forzando a los bancos, y a los fondos buitres propietarios de decenas de miles de pisos vacíos vendidos por la banca, a ceder sus pisos injustificadamente vacíos a la Administración municipal. Estas cesiones no tendrían ningún gasto presupuestario, ya que serían mantenidos por los alquileres sociales concedidos a familias vulnerables. 

En caso de que la propuesta de ley del PSOE entrara a trámite, el camino para que no se convierta en una iniciativa incapaz de dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía pasa por integrar todas nuestras demandas en forma de enmiendas

Más aún, todas las demandas que realizamos desde la PAH pueden hacerse reales aprobando directamente la Ley Vivienda PAH. Una propuesta de ley registrada en el Congreso cuyo debate parlamentario fue bloqueado por un veto injustificado impuesto por el gobierno del PP y Ciudadanos. A pesar de que Rivera y Rajoy no quieren que hablemos de soluciones reales, ahora existe la posibilidad de interponer un recurso contra el veto. Y tratar por segunda vez que la Ley Vivienda PAH entre al Congreso para ser debatida democráticamente. Recordemos que la Ley Vivienda PAH no sólo acabaría con la burbuja del alquiler, sino que también prevendría a las familias de futuras emergencias habitaciones, con medidas que evitarían que los precios se descontrolasen de nuevo.

Ya que se han conjurado en retroceder cinco décadas recortando en bienestar social, también exigimos igualmente regular según el poder adquisitivo actual de las familias. Es decir, tenemos un mercado inmobiliario del siglo XXI totalmente especulativo con unas rentas de poder adquisitivo del siglo XIX.

La precariedad en las familias está constituyendo pobreza severa sin parar de extenderse a todo el conjunto de la sociedad habiendo mecanismos para frenarlo. La Ley Vivienda PAH los tiene, solo hace falta sentido común y como mínimo debatirla en el Congreso donde recae toda la soberanía del pueblo. Se llama democracia. 

¡Sí Se Puede!